¡Ojo con los mosquitos!

Estamos en época estival, sube la temperatura y con ella aumenta la aparición de insectos y mosquitos. La presencia del mosquito tigre, que ha dejado de ser una especie prácticamente desconocida nos obliga a tomar precauciones extraordinarias debido a la violencia de su picadura, pero sobre todo al ser transmisor de algunas enfermedades infecciosas.

Es cierto que los mosquitos se sienten atraídos por unas personas más que por otras debido a la presencia octenol en el sudor y el aliento. Para abordar el problema nos centraremos en dos asuntos importantes como son la prevención y el tratamiento de las picaduras de mosquitos e insectos estivales.

Siempre se dijo que “más vale prevenir que lamentar” y no hay nada tan cierto como entender que la mejor forma de tratar una picadura es evitándola. Es por eso que es importante el uso de:

Repelentes: dependiendo de la edad y la necesidad de uso, los encontramos en el mercado en forma de spray o leche corporal, ambiental, en forma de roll-on, stickpulseras y parches. Es importante saber que podemos encontrar repelentes químicos 100% seguros como el DDT (Relec ® Goibi ®, etc) y naturales como la citronela (Dexin ®, Pranarom ®, etc) de la que puede utilizarse su aceite esencial o incluso la planta.

Mosquiteras instaladas en las ventanas y prendas que cubran la piel son la mejor forma de evitar que el mosquito se acerque a nuestra piel.

Eliminar cualquier rastro de agua estancada en los platos de los maceteros, bebederos de animales, canaletas y tratar el agua de las piscinas es vital, para impedir que se reproduzcan y crezcan.

Cuando no hemos podido evitar la picadura es posible que dependiendo de la sensibilidad al veneno aparezcan erupciones, eccemas, ampollas, picor o incluso reacciones alérgicas graves. Para tratarlas podemos utilizar diferentes productos:

Geles calmantes: Los podemos encontrar en lápices, roll-on o en tubo (Aromapick ®, Dexin ®, Talquistina ®, etc) y suelen ser de origen natural. Aplicados en la zona afectada ayudan a reducir la quemazón y el picor, así como la inflamación producida por la picadura.

Antihistamínicos tópicos y derivados del amoniaco: En forma de roll-on, gel, o lápiz (Fenistil ®, Neosayomol ®, After-Bite ®, etc) reducen la respuesta inflamatoria, y son una buena opción para aplicar con inmediatez ya que evitan que la zona afectada reaccione.

Antihistamínicos orales y corticoides: La opción de tomar medicamentos que reduzcan la respuesta inflamatoria (Virlix ® Reactine ®, Alercina ®, etc) podría estar indicada en caso de múltiples picaduras o reacción alérgica generalizada. Siempre bajo recomendación del médico o farmacéutico.

Sin picaduras, ¡Feliz verano!

Comentarios (0)

No hay ningún comentario

Este sitio utiliza cookies para su funcionamiento. Si continuas navegando aceptas su uso. Más información.